Sarria

La canción de las 12:01. Pasé un par de días fantásticos en Sarria, junto a Lugo, el pasado verano, cuando aún creíamos que la pesadilla había terminado. Ahora que ya no creemos nada, mi única ambición es poder repetir en unos meses. Muy lejos de allí, en el malagueño Rincón de la Victoria se crio Nacho Sarria, un chaval con permanente cara de niño que, después de sonar en Los Labios como los más destacados discípulos españoles de Lenny Kravitz, comienza ahora su carrera en solitario. Y si todo va a ser como este mucho más que prometedor Esperando al sol, esperaré sentado para no perdérmelo.

Deja un comentario