Archive for 31 julio 2013

31 de julio. Andrés Calamaro

La canción de las 13:44. Aquí, con todos ustedes, el adelanto del regreso de uno de los más grandes de todos los tiempos. Necesito escuchar alguna vez más este “Cuando no estás”, adelanto del disco “Bohemio”, que podremos comprar en septiembre. No llegará nunca a las cotas conocidas solo por genios como Calamaro, las de “Alta sociedad” y “Honestidad brutal”, pero es que eso es materialmente imposible. Si se le acerca un pelín, solo un pelín, nos volveremos a sentir tremendamente dichosos, como tantas otras veces.

Anuncios

30 de julio. AER

La canción de las 13:11. ¿Sabíais que acabo de descubrir esta canción y este grupo? ¿Sabíais que me gustan bastante tirando a mucho? ¿Sabíais que AER llegan desde Aragón, que también existe, y desde donde también se hace muy buena música? ¿Sabíais que hay gente que habla con los taxistas? Yo tampoco, pero ahora ya sí. Seguidles que me encontraréis el primero de la fila.

29 de julio. Midlake

La canción de las 13:39. Lo más cercano a mis idolotrados Fleetwood Mac que nunca escuché son estos chicos llamados Midlake. Les oigo y difícilmente puedo dejar de hacerlo. Descubrir, descubrir y seguir descubriendo. Disfrutar, disfrutar y seguir disfrutando.

28 de julio. The Farm

La canción de las 13:42. Todos juntos ahora. Pues eso.

27 de julio. JJ Cale

La canción de las 13:49. Si Eric Clapton es Dios, que no hay la más mínima duda de que lo es, algo tuvo que ver en ello ese genio llamado JJ Cale, que murió ayer mismo. Autor de, entre otras inmortales joyas, la grandísima Cocaine y esta enorme After Midnight, su reunión en el escenario con el propio Clapton es algo así como un retrato de la Santísima Trinidad con el Espíritu Santo por ahí revoloteando en forma de relajado boogie.
Descanse en paz también él.

26 de julio. Beck

La canción de las 12:08. En un momento de tremenda pérdida como éste, acudo a mis clásicos. ¿Se podrá considerar clásico a un coetáneo? ¿Y por qué no? Perdedores del mundo, uníos.

25 de julio. Luar na Lubre e Ismael Serrano

La canción de las 8:53. Con tremendo horror y sin poder parar de llorar.