30 de noviembre. Pink Martini

La canción de las 18:17. Acabo un mes, en lo particular, tragicómico cuando menos. Y lo hago, cómo no, compartiendo música. Buenísima, para más señas, e ideal para tardes de lluvia y viento como la actual. Fuentes de toda solvencia, generalmente bien informadas, con glorioso nombre de mujer y fantásticos apellidos biensonantes, me recuerdan a Pink Martini. Y lo hacen con esa pasión con la que pocas más cosas que la música se defienden. Echo la vista atrás, repaso discografías varias y confirmo en todos los extremos semejante admiración. La pequeña orquesta creada en Oregón en 1994 y liderada por la inconmensurable China Forbes ha dejado joyas incontestables. Este fantástico “Hey Eugene” solo es una más. Solo pido que me sigan enseñando.
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=nme4G_LJFhY&w=560&h=315]

Mucho más que una simple barba. El Meister en concierto

Antes de nada, reconoceré mis pecados. Primero, el mortal. Escucho, desde hace tiempo y con atención, a Arizona Baby y a Corizonas, pero reconozco que sin la emoción que la mayoría, aproximadamente doce de cada diez, encuentra en su música y sus canciones. Segundo, el venial. Hasta hace unas horas, lo único que envidiaba de Javier Vielba era su profética y descomunal barba. Ahora, además de aquella infranqueable mata de pelo, también me gustaría poseer, aunque solo por un rato fuera, su eterna sonrisa, su valentía para subirse solo a un escenario y su talento para hacer buenas canciones.
Pocas sensaciones mejores que aquella que habla de llegar a un concierto a dejarse sorprender. Había escuchado de pasada el disco del nuevo proyecto de Vielba, El Meister, pero, claramente lo reconozco ahora, sin la atención que se merece. Ayudado de programación electrónica, percusión, guitarra y toneladas de perenne buen rollo, el vallisoletano facturó un concierto que, en cada uno de sus extremos, agradó a los poquitos que nos acercamos al Potemkim a verle cantar.
elmeistermuch
Hubo tiempo para todo. Para repasar esas profundas letras de “Bestiario”, su primera obra en solitario, dejar fantásticos y bohemios adelantos de próximas producciones, cantar romances castellanos y protagonizar versiones varias, desde ese fantástico “Sueño con serpientes”, de Silvio Rodríguez hasta “Autosuficiencia”, de Parálisis Permanente. Si es cierto eso de que los extremos se tocan, que claro que lo es, Vielba se situó en ese punto medio en el que dicen que está la virtud, ese en el que las churras parecen merinas y viceversa, ese mágico lugar en el que uno reconoce el buen hacer sin límite y en el que, otra vez, aparece el milagro de la música en directo.
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=V0ldsMTRGIE&w=560&h=315]
Fecha: 28 de noviembre de 2014.
Lugar: Potemkim (Salamanca).
Músico: Javier Vielba (guitarra, percusión, programación y voz).

29 de noviembre. Corzo

La canción de las 10:52. Me lleva El Meister por los senderos de la buena música y yo me dejo con sanísima mezcla de admiración y curiosidad. En su fenomenal concierto de ayer tuvo tiempo, con perenne sonrisa en el rostro, de recetar una versión de una fantástica canción de cuya existencia, y del grupo que la interpreta, ni la menor idea tenía. Se llama “Ladrones”, la canta un grupo llamado Corzo, de aquí al lado, de Valladolid, y efectivamente como dijo Vielba, bien podría ser la banda sonora de los oscuros tiempos que corren.
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=YkPF0gjzbyo&w=420&h=315]

28 de noviembre. Entre Ríos

La canción de las 12:26. Hoy no. Canta Entre Ríos, otro de esos grupos del otro lado del charco que descubro con placer desmesurado. Aunque siguen sacando discos, esta antigua canción rebosante de ese pop electrónico que me atrapa a las primeras de cambio, me encanta. Últimamente me encantan tantas cosas que empiezo a preocuparme aunque, casi al momento, acabo por despreocuparme. Un día llamaron a la puerta, decidí abrir y lo que entró y sigue entrando por esa puerta, compensó no cerrar nunca más con llave.
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=nyMrc-dSuvE&w=420&h=315]

27 de noviembre. Isbells

La canción de las 10:38. Música tranquila para mañanas borrascosas y para calmar a la fiera que llevo dentro. Viajo, musicalmente y también de lo otro, por primera vez a Bélgica y me encuentro con un grupazo casi sideral hasta ahora plenamente desconocido. Minimalismo instrumental y fantásticas armonías vocales dominan en Isbells. En este super yanqui día de acción de gracias, en el que no me puedo olvidar del genial George Winston, agradezco enormemente haberles encontrado.
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=bq6zW3_857A&w=560&h=315]
 

The 10:38 song. Quiet music for stormy mornings and to calm my inner beast. I travel, musically, as well as the other way, for the first time to Belgium and I find an almost stellar group fully unknown so far. Minimalism instrumental and fantastic vocal harmonies dominate Isbells. In this super yankee thanksgiving day, when I cannot forget the great George Winston, I am very grateful to have found them.

26 de noviembre. Coriolá

La canción de las 13:39. De casi todos es conocido mi gusto por la buena música, más allá de idiomas, nacionalidades, colores y demás cumbres del relativismo más absoluto. Continúo descubriendo fantásticas melodías y voces en catalán más allá incluso de aquellas con las que festejé la última Diada. Mi último hallazgo son unos tipos de Premiá de Mar que se llaman Coriolá y que así, sin ni siquiera pedirlo, me han alegrado la brumosa mañana. La música y su eterno poder.
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=5L7q21m3eHg&w=560&h=315]

25 de noviembre. BambiKina

La canción de las 13:28. Los bomberos y sus mangueras siempre dieron mucho de sí. Para lo que menos, que yo sepa, para buenas canciones. Sin embargo, hoy regalo una de ellas. De las mejores. La historia de Mari Pepa, una peluquera cincuentona enamorada de un apuesto bombero; Sebas, para más señas. La vida misma, vaya. La que canta, compone y toca es brillante, se llama Esther y a su talento no le aprecio linde ni mesura. Su proyecto musical atiende a la denominación de BambiKina y es de lo mejor que he escuchado últimamente. Y no paro de oír música.
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=tu2tmv0pJqI&w=560&h=315]

24 de noviembre. Deers

La canción de las 10:28. Busqué la señal de salida para el asombro, pero afortunadamente no la encontré y allí me quedé, en el asombro más puro. Ana y Carlotta son dos chicas españolas que llaman a su proyecto musical “Deers”, ciervo en inglés, en referencia, literal, a esos imaginarios cuernos que aparecen en algunas relaciones de pareja. Con semejante punto de partida, cualquier cosa, incluidas las buenísimas. Este “Bamboo”, producido por uno de los componentes de los brillantes “The Parrots”, me proporciona kilos de energía y ninguna gana de salir de ese paraíso llamado asombro en el que últimamente me encuentro.
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=mk-5w3Di0jk&w=560&h=315]

23 de noviembre. Caloncho

La canción de las 17:07. Venga, va. Continúo con mi fin de semana salsero y lo concluyo de forma estelar. Viajo a Guadalajara, la mexicana no la de aquí y lo hago para buscar allí a Caloncho, al que encuentro entre vaivén y vaivén de cadera. Esto se llama “Palmar” y si así es lo de palmar, que me muera ahora mismo. Antes, la misma pregunta de ayer pero actualizada a este preciso momento, ¿sigues bailando?
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=mRysGsPlJJA&w=560&h=315]

22 de noviembre. Gecko Turner

La canción de las 13:46. Desperté con ganas de salsa y me hice unos macarrones con tomate. Los cociné al espectacular ritmo de un pacense que en su vida anterior nació y creció en las mismas calles de Centro Habana. Fernando Gabriel Echave, ya digo, es de Badajoz, pero claramente se equivocó tanto de lugar de procedencia como de nombre. Artísticamente es Gecko Turner y a su particular estilo musical lo llegaron a bautizar como “soul afromeño”. Brillante que es la gente. Sea como sea, la única pregunta que interesa es ¿bailas? Espero respuesta.
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=kNwkXGeHE34&w=560&h=315]