7 de agosto. Ya lo creo

La canción de las 13:45. No me quiero imaginar la cantidad de veces que le habrán dicho a Carmen, la vocalista de Ya lo creo, que su voz es clavada a la de la gran Ariadna Paniagua, la hierática intérprete de Los Punsetes. Voy a hacerlo yo también, pero como elogio puro. Carmen forma, junto a Paulo, un dúo decididamente adictivo. En este Rancio, pone a parir a un tipo, novio de una amiga, que es un horror. La vida misma.

5 de agosto. Xosé Lois Romero e Aliboria

La canción de las 12:29. Quizás porque mi inacabada adolescencia sigue jugando en su playa, empiezo a oler a Galicia y a mar. Allí está el paraíso, ese lugar al que siempre quiero volver y del que nunca sé por qué me voy. No contentos con tener todo, su riqueza musical es bárbara. Y eso, ya sabéis, a mí me encanta. De lo último que me llega de allí, lo nuevo de Xosé Lois Romero, un discazo hecho solo a base de percusión, sin una sola gaita, y de voces femeninas, las del grupo Aliboria que, por cierto, me recuerdan a aquellas magníficas finlandesas de Värttinä. Comparto hoy esta Muiñeira de Ons, otra vez Ons, y respiro.

4 de agosto. Pole.

La canción de las 13:31. No se me ha ido un punto de más. Es que Pole es Pole. Pole y punto, vamos. Hasta hace un rato no lo conocía, pero veo que algunas masas sí. Sé que es de Toledo y que en este novísimo Camerino se le ha ocurrido la brillantísima idea de combinar rap con el funky más bailable. Y de la prueba sale con matrícula. Y punto.

3 de agosto. Marialluïsa

La canción de las 13:46. El sol da un tregua y todo es mucho mejor. Es el mismo de ayer, pero con menos saña. Necesito canciones tranquilas. Y, por supuesto, las encuentro. Me tropiezo con un grupo catalán llamado Marialluïsa y automáticamente pienso en la manía que tienen por allí arriba, al estilo de los imprescindibles Manel, de llamar a sus grupos como ellos no se llaman. Los de hoy son cuatro, y chicos, por lo que imagino que la denominación del grupo tiene que ver más con el nombre de una planta que hasta ahora desconocía y no con el de una señorita que tampoco tengo el gusto. La voz de Pau Codina, rara, me atrapa. Quizá sea por eso.

31 de julio. Delahaus

La canción de las 14:31. Rocío y Javi, como tantos otros, sufrieron el maldito coronavirus en aquella primera y mortífera oleada de la que no hemos aprendido casi nada. Afortunadamente, lo superaron y, como buenos músicos que son, hicieron una canción para agradecer el cariño que en aquellos infaustos días les rodeo. Resulta extraño ahora, meses después, escuchar (y ver) este Extraños, lleno de ¡ay! buenos deseos que no sé yo muy bien si podremos cumplir. En cualquier caso, mejor, siempre, con música.

30 de julio. Luichi Boy

La canción de las 18:55. Resulta que antes de escuchar, leo, que siempre viene bien hacerlo. Luichi Boy y Alicia te quiero han llenado de buenrollismo el confinamiento”. Y me digo: pues ni idea de quiénes son estos dos chavales. Y luego resulta que sí, que Luichi Boy es el canario Luis Sansó, de bandas como Solo Astra o Cupido, y que Alicia te quiero, así con todas las letras, es Alicia Ros, una de las tres de Cariño. O sea, casi de la familia. Luego ya me pongo a escuchar y mucho mejor.

29 de julio. Astrogirl

La canción de las 19:24. El calor, me repito, infame por más que estemos en esos días tan suyos, me está proporcionando, gotas de sudor aparte, talento femenino a espuertas. Esta tarde, sin ir más lejos, el de la coruñesa María Jesús Cabana, desconocida hasta el momento, al menos para mí. Bajo su críptica denominación, Astrogirl, se luce aquí, en este Salve Serpiente, con la compañía del siempre y cada vez más gigante Nacho Vegas. Para disfrutar.

28 de julio. Choley

La canción de las 19:21. Proclamo: El madrileño Carlos Bonito, Choley en el cibernético mundo musical de hoy, tiene talento. Indiscutible. Ya lo pensaba hace meses cuando su Con solo mirarnos fue una de mis canciones predilectas del año. Hoy lo ratifico con Hambre y sed, del mismo fantástico tono que la primera, idéntica manera de rasgar la guitarra y adicción inmediata. Al menos para mí. Haber hecho tú un blog. Para colmo de bienes, empieza hablando de chocolate. No hay más que decir. Solo escuchar.

27 de julio. Imfinenow

La canción de las 19:06. No me lo ponen sencillo los nuevos chavales de la música más alternativa. Básicamente porque no sé ni quiénes son. Ni falta que hace, escucho que me gritan desde una esquina. Razón llevan. Como lo importante es lo que hacen y, especialmente, cómo lo hacen, diré que el tipo que hoy comparto es un jovenzuelo de Castellón de cuyo nombre no quiero acordarme, básicamente porque no lo he encontrado (ni falta que hace, me insisten) que tiene un proyecto llamado Madson y luego otro, más pequeñito, este Imfinenow. Si él está bien ahora, yo también.

26 de julio. Magalí Sare

La canción de las 13:59. Combato este infame calor, el infame de siempre por estas fechas, pero infame al cabo y al fin, con agua y música. De la primera no daré más pistas, de la segunda, unas cuantas. No paro de descubrir en los últimos días grandiosas voces femeninas. La última, la de esta joven barcelonesa, Magalí Sare, que, no contenta con tocar todos los instrumentos que se le pongan por delante, canta de manera brillantísima. Sin yo saberlo, como pasa lo bueno, estuvo en este blog hace unos meses cantando lo compuesto por Clara Peya. Todo bien, entonces.