Archive for 27 noviembre 2016

27 de noviembre. Onda Vaga

La canción de las 12:43. Nunca le digas que no a un atlético de bien. Mucho menos a un atlético de muy bien. Me recomienda el señor Riesco lo ultimísimo de Onda Vaga y al instante confundo los deseos con las órdenes. “La Maga” suena realmente brillante. Todo bueno hay que esperar de un grupo argentino fundado en Uruguay. Como Messi en la piel de Godín. Buen domingo.

Anuncios

26 de noviembre. Orishas

La canción de las 14:06. Hasta los inmortales comunistas mueren. Empezó Jesucristo hace 20 siglos, lo hizo el insigne, brillante y leal paisano Marcos Ana hace un par de días; lo ha hecho, parece que esta vez sí, el menos ilustre Fidel. Como no me creo nada de nada, tampoco lo hice con aquello del oasis de libertad cubano, con eso de la mejor educación y la sanidad más sobresaliente del mundo. Para comprobarlo, hasta allí me fui hace unos cuantos añitos y mis ojos lo desmintieron. Me asqueó el vomitivo y real bloqueo yanqui, pero no menos su ignominiosa utilización por parte de los millonarios de la isla. Las casitas desvalidas y los palacetes de lujo. Música y e imparable ritmo en calle, sí, pero también infinidad de miradas perdidas en el Malecón, continuas ansias de salir y tristísimas y vergonzantes confesiones discretas después de comprobar que nadie escuchaba. Salí de allí con la convicción real de que muchos cubanos pensaban que Castro era inmortal, pero inmortal de verdad, no de aquellos de “sólopuedequedaruno”. Me fui muy triste de Cuba. Lo consideré una verdadera oportunidad perdida de llevar la contraria al odiosamente globalizador poder establecido, y por lo de siempre, por lo de toda la vida, por el radical seguidismo a un señor que, de tanta admiración, se hace rey mientras sus vasallos se mueren.

20 de noviembre. El robot bajo el agua

La canción de las 21:49. A falta de fútbol (de mi equipo), decidí quedarme con la música y protegerme de la lluvia pertinaz. Lo hago, también a ultimísima hora, con una pieza de un grupo argentino ya desaparecido, pero de fantástico nombre: El robot bajo el agua. Les descubro con  este “A puro muñeco”. “¿Quién controla / lo controlado / si el controlador / está descontrolado?” cantan. Y se quedan tan anchos.

19 de noviembre. WAS

La canción de las 14:18. Echaba tanto de menos ver música en directo, que en las últimas 36 horas vi tres conciertos. El primero, qué queréis que os diga, sensacional. Los otros, también, pero empecemos por el principio. Los fantásticos We are Standard han decidido abreviar su nombre y quedarse con el acrónimo WAS. Qué más da. No se me ocurren estilos y elementos musicales más complicados de mezclar que el house, el dance, el sonido Manchester, la txalaparta, el euskera y su música tradicional. Pues ellos lo han hecho y de manera francamente flipante. En directo, Deu Txakartegi se sale como siempre. Ordena bailar y bailar y bailar. Eso hice.

6 de noviembre. Paracaídas

La canción de las 14:08. Tenía una trilogía pendiente y no era la del padrino. Un buen día compartí por aquí la interesantísima música de Atención Tsunami. Poco después, hice lo mismo con una fabulosa canción de otro grupo llamado Incendios. Componentes de ambas formaciones también militan en una tercera vía denominada Paracaídas. Creatividad compulsiva dicen que se llama.

5 de noviembre. Sorry Kate

La canción de las 11:49. Desperté raro. No descansé del todo bien. Sería la lluvia pertinaz. Cuando me pasa eso, no me da por escuchar música fácil y sencilla. Mi cabeza se va ella solita y manda mensajes a mis dedos para que encuentren complicadas melodías. No los puedo parar, ni a unos ni a la otra. Tampoco quiero. Me sorprendí tecleando Sorry Kate y ahí estamos. Escuchad este “Lobueno se Termina” y disfrutad del ordenado caos vocal que facturan estos chicos madrileños que piden perdón a una tal Kate. Ser raro. El concepto.

4 de noviembre. Vaz Oliver

La canción de las 19:34. Hay música claramente otoñal. Hay gente que, además de cantar como si los ángeles cantaran, tiene muy claro quién es. Vaz Oliver dice que “nació el 21 de noviembre de 2009 tras ver un concierto de Andrew Bird haciendo loops. Desde entonces vive en un bucle continuo, finito pero ilimitado”. El magnífico Bird ya pasó por aquí cuando este blog no tenía millones de seguidores por todo el mundo y hoy suenan “The Birds”, una maravilla de Vaz Oliver, que escucho en bucle continuo, infinito e ilimitado.