Archive for 31 agosto 2015

31 de agosto. Le Traste

La canción de las 12:45. Regreso para finalizar mes. Volvería en todo caso, pero me reclaman para cerrar el periodo de estío. Para retornar, como para todo, busco música. Y, por increíble que pudiera parecer, la vuelvo a encontrar. Y sin mucho esfuerzo. En este caso, también en este caso, la música que hallo es fantástica. La hacen cuatro tipos radicados en Madrid que se pusieron por original nombre el de Le Traste. Con “Colisiones” como estas suyas me pregunto dónde quedarán los simples y vulgares choques. Y no me respondo, solo escucho. Y disfruto.

Anuncios

29 de agosto. Inlogic

La canción de las 11:53. Recibí, de buena mañana, un correo certificado en el que se me comunicaba mi nuevo nombramiento. Un comité de expertos reunidos a tal efecto decidió subirme de categoría: de descubridor a conquistador. Con trienios, pluses de peligrosidad y todo. De Cristóbal Colón a Hernán Cortés para entendernos. No hay ya casi nada por encima porque con el rango de colonizador se acabó en los tiempos de la Guerra Fría por políticamente incorrecto. La primera decisión que tomo bajo mi nueva gorra es la de conquistaros con mi nuevo descubrimiento. Son cinco, llegan desde Madrid bajo el nombre de Inlogic y hacen desde hace más de una década extraordinaria música en inglés. En ellos también pongo mi bandera.

28 de agosto. Carlos Vudú y el clan Jukebox

La canción de las 12:27. Larga vida al mejor rock de siempre. Carlos Martínez es de Murcia, lo que, como bien saben los seguidores de este modesto lugar de agitación cultural, suele ser sinónimo de músico de calidad. Artísticamente se hace llamar Carlos Vudú. A su lado, magníficos intérpretes bautizados como El Clan Jukebox. Como veis, nada es lo que parece. Como intuís, todo es tan real como acostumbra. Vida larga al rock.

27 de agosto. Chencho Fernández

La canción de las 13:51. Proclamo, orgulloso, un nuevo flechazo. Uno de los protagonistas, obvio, soy yo. El otro, un sevillano de aspecto chulesco, protagonista, dicen, de algunos de los mejores proyectos de la escena andaluza en pretéritos tiempos. Aclaro que heterosexual dicen que soy. Aclaro que lo confirmo. En este caso, la musical flecha del amor me lleva directo a Chencho Fernández. Su primer discazo en solitario se llama “Dadá estuvo aquí” y la brillantez del título es directamente proporcional al del contenido. Merece una escucha en su totalidad, pero como me dio por compartir canciones y no discos, elijo “Este matrimonio no casa”. Y le digo que sí, que quiero.

26 de agosto. La Gran Alianza

La canción de las 13:24. Ya compartí en su tiempo alguna que otra canción del Bustamante bueno, ese gran valenciano que atiende por el nombre de Julio. Tropiezo con sanísimo gusto en la misma piedra para presentar a este trío de aquella misma tierra llamado “La Gran Alianza”. En esta “Una ensaimada considerable”, original de Julio Bustamante y fantásticamente interpretado por ellos, hay puños como verdades. Ya solo el brutal comienzo, “Yo nací en los tiempos de la Guerra Fría / la que montaban mis padres cada mediodía…”, promete. El resto, directamente, mete.

25 de agosto. Gizmo Varillas

La canción de las 12:28. En su día llamaron spanglish a esa mezcla de español e inglés que servía para medio enterarte en el idioma que domina el mundo. Una de las mejores expresiones musicales que jamás he oído de aquello es la que hoy regalo. Se trata de lo penúltimo que ha salido del avanzado cerebro de Gizmo Varillas, natural de Santander y actual vecino de Londres. Cuando la mezcla lo es todo salen cosas así. “Todos piensan bien de ti”, canta. Eso me gustaría a mí. O no.

24 de agosto. Copo

La canción de las 12:34. La otra tarde, mágica también, descubrí la tercera dimensión: A lo ancho y lo largo se le sumó lo contento. Y decidí que sería ya así para siempre pese a la eterna falsedad de la presuntuosa profundidad. Cualquier día de estos me inventaré también un nuevo punto cardinal. Siempre fui muy del Norte, aunque supongo que también poseo una mitad Sur. Si alguna duda me quedaba, los valencianos de Copo se empeñan en recordármelo. Y lo hacen como a mí más me gusta, cantándolo. Pues muy agradecido.