24 de junio. Pati Pérez Laorga

La canción de las 15:42. Por extraño que parezca, lo mejor que hace la insultantemente joven Pati Pérez-Laorga no es cantar; ni siquiera tocar la guitarra. Canta al alcohol, muy propio de su edad. Y canta muy bien, por cierto. Y, sin embargo, lo que más me gusta de ella es que practica el mejor deporte que jamás inventó el hombre. Juega al rugby y eso, cuando menos, imprime carácter. Tiene cuerpo, no sé, de tres cuartos ala, o quizá de medio apertura. Sea lo que sea, viva por ella y viva el rey de los deportes.

23 de junio. Marcos y molduras

La canción de las 15:12. Pongamos dos hipótesis a cual más improbable. La primera es que yo me llamase Marcos. La segunda, que tuviera un grupo de música. Si así fuera, mi banda también se llamaría Marcos y molduras. Ninguna duda. Quizá haría otra música, pero la que comparto hoy la hacen Marcos y Marta, a medio camino entre Madrid y Valladolid. Sencilla e imperfecta, no sé muy bien en qué orden, es esta “La del amor“.

22 de junio. Gizmo Varillas

La canción de las 12:41. Una buena mañana de agosto de hace ya cuatro años mantuve un breve encuentro cibernético con un tipo de Santander que hacía música en enternecedor spanglish desde Londres. Aquel “Jungle” resonó en mi cabeza durante tiempo. Ahora, con la llegada del esplendente verano, Gizmo Varillas sale de la oscuridad y regresa ya solo en inglés pero igual de encantador. Gusta que la gente no abandone sus pasiones.

21 de junio. Combo Viramundo

La canción de las 14:22. No se me ocurre mejor jornada que ésta en la que se celebra el Día de la Música para compartir una espectacular versión de un clásico, ya de por sí glorioso. Me cuesta tanto olvidartees una canción gigante, de las mejores que hizo nunca el cerebro privilegiado de José María Cano. Uno de mis ídolos de esta adolescencia aún inacabada es, ya se sabe, Xoel López. Sobre él se construye este Combo Viramundo, con algunos de los mejores músicos gallegos afincados en Madrid y refuerzos de máxima categoría. Junto al coruñés universal, un brillante equipo de balonmano: David Quizán, Pablo y Adrián Seijas, Fer Lamas, Ede (brutal aquí con Club del Río), Víctor Pescador (fiel escudero del genial Stanich) y María Toro. Lujazo.

20 de junio. Blanco Palamera

La canción de las 14:19. Escucho lo nuevo del dúo formado por Manu Blanco y Xoán Domínguez y la primera palabra que pasa por mi cabeza es elegancia. La segunda, en realidad son tres, es Santiago de Compostela, que de allí proceden Blanco Palamera. Y en lo que pienso en el tiempo que hace que no voy a mi tierra prometida concluye este “Sola con mi voz“. Con buen sabor de boca. Volver. Ese es el secreto.

19 de junio. Emilia, Pardo y Bazán

La canción de las 15:41. Confecciono, de cuando en vez, listas de grupos cuyo nombre mola incluso más que sus canciones. A diario me tropiezo con denominaciones que lucharían con cualquiera por el cetro de ese podio tan particular. No me digáis que estos dos chicos, Sergio y Pepe, y dos chicas, Ada y Paula, directamente llegados de Talavera de la Reina no están entre ellos. Y por méritos propios. Vamos a hacer un grupo, dijo uno. Y tras la pregunta, evidente, de cómo nos llamamos, llegó la brillantez: Emilia, Pardo y Bazán. Y encima, suenan bien.

18 de junio. Alavedra

La canción de las 15:56. Tiene una gracia bastante loca este cuarteto de rock barcelonés llamado Alavedra. No sé si su denominación tiene que ver con el apellido de aquel político catalán condenado por corrupción ni si el título elegido para su primer trabajo, “Tu rostro mañana” enlaza con la novela del pesado de Javier Marías. Aún en el caso de que no fuera así, su música seguiría molando. De ser así, mucho más. “El trigo es el nuevo eje del mal“, cantan en este descacharrante “Cisgluten”.

17 de junio. AA Mamá

La canción de las 14:33. Aviso, que no quiero que me llamen traidor después: la voz de Carmen Alarcón Villa, así con los dos apellidos y todo, es espectacular. Junto con Pablo García Sánchez, qué orgullosos tienen que estar las padres y los madres de ambos, forma el grupo AA Mamá y acaban de su grabar su primer trabajo. El adelanto es este vibrante “Volver a casa“. Si todos los regresos fueran así de bellos, retornaría sin pensármelo.

16 de junio. Prado Negro

La canción de las 13:29. Lo que no se inventen en Graná no lo hacen en ningún sitio. No hay lugar en el país, Murcia, qué indie eres, mediante, donde se haga mejor y más diversa música. Lo último allí es la unión de varios artistas de la ciudad para poner música a poemas, como si muchas de sus canciones fueran otra cosa. Empiezan con este magnífico “Sé tú mi límite“, salido de la pluma magistral del gallego José Ángel Valente. Prado Negro son Soleá Morente, José Ubago (de Napoleón Solo), Rocío Morales, Jaime Beltrán y Mario Fernández, estos dos últimos de Pájaro Jack y Sr. Chinarro. Casi nada al aparato.

15 de junio. Natalia Lacunza y Guitarricadelafuente

La canción de las 11:57. Confirmado; soy el raro del grupo. Se juntan una chica y un chico. Ella, popularísima; él, mínimanente conocido, máximamente anónimo. Se unen para hacer una canción, el debut de la primera. Ella no me suena de nada, él está en lo más alto de la lista de mis cantantes de culto. Natalia Lacunza, navarra, fue una de las favoritas aprendices de la edición de Operación Triunfo de 2018. Imagino que vendría de fábrica, pero compruebo ahora que allí la enseñaron a cantar de lujo. Álvaro Lafuente, conocido por los más afortunados como Guitarricadelafuente, me taladró la cabeza el año pasado, y este sigue haciéndolo, con una maravilla absoluta llamada “El conticinio“. Ambos, Natalia y Álvaro, la chica y el chico, se han juntado para cantar. Y esta “Nana triste” es lo que solo podía ser: una preciosidad.