16 de septiembre. León Benavente

La canción de las 14:34. No le hice demasiado caso al segundo disco de León Benavente. No recuerdo exactamente por qué lo hice, pero desde la semana pasada me confabulé para que no sucediera lo mismo con el tercero. Y he decidido no esperar. Me cuesta recordar algún lanzamiento de grupo más brutal que el de estos músicos que rodean a Nacho Vegas y que, sin él, son aún mejores. Fue salvaje y así lo conté. No lo es menos lo primero que he escuchado del nuevo del disco. Se llama “Ayer salí“. Además del vídeo habitual, hago constar la fenomenal demostración que se cascaron el otro día con Buenafuente y que deja, literalmente, sin palabras.

8 de septiembre. DobleCapa

La canción de las 13:24. Lo reconozco: uso toallitas. Soy aún niño hasta para eso. Imagino que Arianne Picón y Mario Navajas son más de Scottex. De ahí lo de llamar a su grupo DobleCapa. Dios mío, el ruidaco tan brutal que hacen esta pareja. No hablan, mucho menos cantan, pero es que tampoco hay necesidad. Les vi el otro día acompañando a los absolutamente deslumbrantes Atención Tsunami y lo bordaron. Ya explicará Mario algún día cómo sale tanto ruido bien hecho de aquella minúscula guitarra llamada CigarBoxGuitar. O mejor, que no lo haga. Y que toque.

29 de agosto. Mohama Saz

La canción de las 14:51. Desparrame instrumental. No encuentro mejor definición para la barbaridad de música que hacen estos cuatro tipos de Madrid que se engloban bajo la misteriosa denominación de Mohama Saz. Con experiencia en otros grupos, como los monumentales Melange, Adrián Ceballos, Javier Alonso, Arturo Pueyo y Sergio Ceballos aquí lo bordan. Ya tienen nuevo disco en el mercado, pero este “Negro es el poder” de su anterior obra, me flipa. Ojalá a vosotros también.

14 de agosto. Amaia

La canción de las 15:39. Venga va. Por fin, este modesto blog de música e ilusiones se hace eco de lo nuevo de Amaia. No veo OT desde los tiempos de Chenoa, cuando Bisbal era cantante de orquestas y Bustamente, aprendiz de albañil. Ningún prejuicio, pero lo que he escuchado de los jóvenes que salieron de ese programa, de antes y de ahora, no me ha gustado casi nada. Salvo, eso sí, un par de excepciones: el barcelonés Alfred García y la navarra Amaia. Leo, con disgusto, que el disco debut de esta última no lo producirá definitivamente, Raül Refree. Cierto que su suplente, Santiago Barrionuevo, de El Mató a un Policía Motorizado, tampoco está nada mal. Este adelanto, “Quedará en nuestra mente“, me suena, y con sumo agrado, a la primera Bien Querida. Y eso ni es cualquier cosa ni lo puede hacer cualquiera.

27 de mayo. Rober Sua

La canción de las 15:12. Votamos tanto que votamos regular. Hasta aquí mi sesudo análisis electoral. Podría protagonizar un par de horas de conversación de barra al bar al respecto de los comicios, pero para eso ya está Twitter. Me centro, entonces, en la música. La de este lunes, bochornoso por tantos motivos, es la última que trae Rober Sua, un rapero de Torrejón de Ardoz, que mezcla su voz, potente y directa, con poderosa guitarra eléctrica y algún que otro violín. Valiente y muy interesante suena este “Maleza”.

6 de febrero. Moon Vision

La canción de las 18:55. Tengo un amigo loquito de amor por la luna. La fotografía llena, nueva, menguante, creciente y en los casi infinitos estados intermedios. Lo hace con dos objetivos, a cual más sentido: el de la cámara y el del pleno disfrute. Imagino que a los catalanes Albert Pardo y Xevi Collado les debe suceder algo parecido con la reina de los astros. De no ser así, no entendería demasiado su lunar denominación. Están estrenando canciones de lo que será su disco y en este “Lift” se hacen acompañar a las voces de la más que potente Carla Gimeno, componente de The Crab Apples. Unos y otra hacen buena combinación, sin duda.

31 de diciembre. Canciones de fin de año

Las canciones de las 18:35 y de fin de año. Deseo que el inminente próximo año sea fantástico. Así, sin cortapisas ni autocensuras. Practiqué lo otro, los cortasetos y las censuras, y salieron igual. Y lo hago con algunas canciones que cantan a estos días. Algunas, sublimes. Otras, menos. Feliz año para todos y que nunca nos falte la música.