2 de enero. Chavalan

La canción de las 14:41. Soy alto, pero siempre me entusiasmaron los bajos. Me acabaré comprando uno, pero no sé muy bien cuándo. En Chavalan no tienen guitarras, así como suena. Trabajan con una maravillosa percusión y dos bajos para los que el ritmo no tiene ningún secreto. El adjetivo potente se queda tan corto que casi mejor no alargarse en el asunto. Marcos Junquera (batería) y José Guerrero (bajo, voces) ya compartían base rítmica en los valencianos Betunizer y la llegada de otro bajista más, Jussi Folch, solo ha hecho que ascender el proyecto hasta cotas completamente inesperadas.

Deja un comentario