Tigre y Diamante

La canción de las 18:40. Hablaba una noche A. N. (antes de la nevada) con un buen amigo conocedor de los intríngulis más intringulados de la música nacional y me contaba maravillas del gran Nacho Vegas. Además de su indiscutible talento (aún paladeo esa penúltima joya llamada Lyrica), debe ser buena gente. También porque colabora con muchos artistas, por lo general, menos conocidos que él. Y eso es solo humildad; nada más. Su última colaboración ha sido con los también gijoneses Tigre y Diamante, un dúo excéntrico pero con clase que aquí homenajea al mítico Chava Jiménez. Todo bien.

Deja un comentario