The Waves

La canción de las 17:59. Este es un aviso (serio) para Guillermo Borrás. Si en algún momento de su reciente existencia musical se ha sentido perseguido, le pido perdón. Sinceramente. Si, en alguna que otra ocasión, ha mirado hacia atrás convencido de que una sombra le seguía, insisto, mil disculpas. Fui yo. Ninguna intención tenía. En todo caso, la culpa es suya: no haber hecho, y seguir haciendo, música tan buena. Lo encontré hace años con Lia Gilbert en aquello tan molón de Lili’s House; volví a tropezar con él, algo más psicodélico hace menos tiempo, con The Wheels y hoy mismo, me reencuentro con su americanísima música. Su nuevo nombre, casi lo de menos, The Waves. Percutir lo llamaban en rugby y los paletos del fútbol, como tantas cosas, se lo apropiaron usándolo mal. Que le pregunten a Guille Wheel si eso.

Deja un comentario