Salazar

La canción de las 14:29. De pequeño, durante inolvidables veranos, hice el mismo viaje que esconde el regalo de hoy. Mi familia y yo íbamos desde la Salamanca natal a la ansiada y vacacional Costa Brava. 1.000 kilómetros de nada, en ranchera y con baches y bacas. La salmantina Bego Salazar, de los Salazar de toda la vida, tan habituales en mi barrio de adopción, el gitanísimo Pizarrales, derrocha su talento en compañía del catalán de Sant Feliu de Guíxols, Xavi Lloses. Cuando es arte, la distancia nunca es larga.

Deja un comentario