Zirconita

La canción de las 14:22. Son cultos los integrantes de esta banda que hoy comparto. He tenido que abrir dos veces, dos, la página de la RAE, para recordar qué era la circonita y para confirmar que también puede comenzar con zeta. También para descubrir que un recipiendario es esa “persona que es recibida solemnemente en una corporación para formar parte de ella”, Para que luego digan que no se aprende escuchando buenas canciones.

Quirkyoddgirl

La canción de las 14:25. Recuerdo lo que yo hacía en mi habitación, allí, en casa de mis padres, y se me cae el alma a los pies. De lo más interesante, ver películas a volumen bajito para que nadie más que yo las escuchara. Pero nada más. Ahora, los chavales hacen música en sus habitaciones. Y, en ocasiones, mucho más que buena. Por ejemplo, Noor, jovencísima y procedente de Málaga. Aviso 1: Yo tampoco sé qué quiere decir su nombre artístico (si es que quiere decir algo). Aviso 2: canta muy bonito.

Chill Mafia Records

La canción de las 12:33. Ecléctico como una esponja soy. A nada ascos le hago; solo escucho y observo. La ignorancia es muy atrevida y, como no podía ser de otra manera, erráis si pensáis que no hay trap en euskera. Lo hacen, entre muchos otros, una cuadrilla de chavales de Pamplona que se hacen llamar Chill Mafia Records. Habrá más, pero estos son los mejores. Ah, por cierto, ni idea de lo que dicen.

Cruceros Manzanares

La canción de las 11:26. Pudiera decirse que echo de menos la capital y su río, aunque viendo indecentes cambios de nombres de calles a dos pasos de mi casa, se me quitan las ganas de regresar a la ciudad de la libertad. El asunto es que hoy, a un par de horas del foro, me tropecé con una de esas imprescindibles canciones sin pretensiones. ¿Que es verano y mi amiga Cristina tiene una piscina? Pues le pongo música a la historia y a tirar a gusto. Como yo sería completamente incapaz de hacerlo, ya solo por eso, lo aprecio un rato.

Calequi y Las Panteras

La canción de las 13:21. Confirmo que estoy en barbecho y reconozco que mal del todo no se está. Mas no me puedo resistir a compartir, de cuando en vez, cosas buenas. Resulta que el argentino Javier Zarember Calequi, con apellidos biensonantes, habitual de la banda del inmortal Jorge Drexler y afincado en Madrid, hace cancionacas de las muy fantásticas. Aquí, acompañado del vibrante coro de Las Panteras, echando fachas al ritmo de Travolta en aquella noche febril.

Hermana Furia

La canción de las 11:45. Me entrometo sabatino y cañero. No me llamó quien me tuviera que llamar por los vericuetos del rock duro. Creo que por eso me atrae la versión más asequible de los brillantes Nuria, Edu, Pau y Tweety, o lo que es lo mismo, Hermana Furia. También por contraste con mi estado actual, tranquilo y reposado; al menos el de esta soleada mañana a las 11:45. Que luego, vete tú a saber.