Doctor Bacterio

La canción de las 15:12. Francisco Ibáñez, tristemente desaparecido el año pasado, está en lo más alto del podio de mis ídolos de juventud. Uno de los más grandes, sino el que más. Llamar a tu grupo Doctor Bacterio solo refleja, además de algún problemilla de derechos para no utilizar la palabra profesor, el mejor de los gustos. El que tienen Fernando Navero y Raúl Liébana, jienenses de Martos, y el que les sobra para cantar a la Universidad Occidentalizada, con lo complicadas que son ambas palabras para rimar y tal. Hay que ser osado y creer que las cosas, por surrealistas e imposibles que parezcan, pueden salir adelante. Justo, justo, como hacía el inolvidable profesor Bacterio.

Deja un comentario