Sau Poler

La canción de las 18:56. De cuando en vez, nada mejor que un ultramoderno chutazo instrumental. Hay para elegir. Entre lo que me enseñan, escojo lo último de un tipo de Badalona que llama mi atención por su denominación artística: Sau Poler, de nombre, más o menos real, Pau Soler. Pincho en este adictivo Blooms y lo que sucede prefiero que lo compruebes tú.

Vermú

La canción de las 11:34. Solo en domingo se puede compartir una canción de un grupo llamado Vermú. De grifo, si puede ser. Además del mejor humor del planeta, se hace buena música en Albacete. Nulo folclorista soy, mas siempre me gustó esta habilidad que tienen algunos para combinar tradición con modernidad. Este Canto Alegre es una magnífica prueba de ello. Buen domingo para todos.

Esther Zecco

La canción de las 12:02. Cuando vosotros pensáis en alguien que no os falla nunca, yo lo hago en Esther Zecco. Más concretamente en sus canciones, que no conozco aún a la talentosa intérprete segoviana. Ya forma parte de la pequeña familia de este modesto blog de música e ilusiones, tanto por música como por ilusiones; su última aparición, aquel maravilloso Quién no, sigue sonando cuatro de cada tres mañanas en mi cabeza. Ahora se ha vuelto a juntar con el gigante Fabián, como en aquel no menos imprescindible Está bien así, y lo han vuelto a lograr. Y de hombre orquesta, el también leonés Juan Marigorta, haciendo todo el resto. “… Esto no va a salir bien / ya no tiene remedio / cuando todo empiece a arder / voy a mirar el fuego…”. Precioso.

Uniforms

La canción de las 18:47. Ahora que, por fin, se queda, yo también. Aunque mi lugar esté en la buena y novísima música echa por gente de por aquí. Las tres chicas de Uniforms, Natalia, Pan y Annie, acompañadas en el bajo por Will Castellano, reaparecen con un disparo de eso que llaman shoegaze que te golpea directo en el mentón. Hasta el título, Semana Satán, es bueno.

Le Voyeur

La canción de las 18:46. Miguel Marcos hace de todo en el mundo de la música. Luego, está triste. Como todos. Viendo como no paran de suspender actividades completamente seguras. Desde que entró en vigor la nueva barbaridad, he asistido a tres conciertos y he cogido varios metros. Ni os cuento la diferencia. En fin. Miguel Marcos es el factótum de Le Voyeur, cuyo nuevo disco, Popnografía, saldrá en un solo un mes. Oigo, como adelanto, este potente El jardín de las delicias y ya no solo es muy cuadro favorito. “Tendrías que dejar de obligarme a ser feliz“.

Marmi

La canción de las 18:27. De toda la vida funcionó el guitarreo. Combinado con letras ligeras y divertidas, mucho mejor. Pero es que incluso triunfa con el autotune sostenido. Está el fa bemol y luego el autotune sostenido. A Adrián Mármol se le ocurrió llamarse Marmi, dudoso gusto, sí, pero el chaval, con este más que pegadizo Tu foto del DNI, lo está petando. Y eso, en ocasiones y pese a lo que pudiera parecer, sigue teniendo mucho mérito.

Inazio, 1 de septiembre

La canción de las 19:04. Consulto a los sabios navarros para certificar que los Ignacios de allí, además de Iñakis y Nachos, también se convierten en Inazios. De apellidos Lacarra y Martín, no sé yo si este excelente cantautor ha superado ya la veintena. Si lo ha hecho, habrá sido de milagro. Edades aparte, que nunca importaron demasiado por aquí, empiezo mes con este brillante Vacío. Porque mucho más no hay alrededor, la verdad.

31 de agosto. Valeria Castro

La canción de las 18:45. Dejar que suene el aleatorio, que nunca lo es del todo, pero bueno, de Spotify, puede ser una caja de sorpresas. Alguna, desagradable, no tiene lugar aquí. Las buenas, sí. Y las mejores, más. Como tropezarme con la canaria Valeria Crespo y sus magníficas versiones. Con piano y guitarra se atrevió con, probablemente, la mejor canción de la bellísima historia de Vetusta Morla: Copenhague. Y la chica, para qué andar con bobadas, lo rompe.

29 de agosto. Fetén Fetén y Guitarricadelafuente

La canción de las 12:26. No puedo disimular mi admiración por Diego Galaz y Jorge Arribas, burgalés y vallisoletano, artesanos de la música popular y orfebres del arte con mayúsculas. Su unión en Fetén Fetén no conoce fronteras ni conjugaciones musicales. Su nuevo disco contará con colaboraciones que van adelantando de a poquito, como todo lo sabroso. Escuché hace unos días la última conocida. Esa fantástica que les une al portentoso Guitarricadelafuente, tan habitual ya de este modesto blog de música e ilusiones, que parece de la familia. Para colmo de bienes, para cerrar el perfecto círculo virtuoso leo que este Límite está inspirado en un ajechao salmantino, tan típico de la mágica zona del Rebollar, donde tocan el pandero cuadrado y hablan de esa manera que solo ellos saben hacer. Todo bien.

28 de agosto. Luis Gil

La canción de las 18:51. Cuando yo era más joven aún que ahora escuchaba, de vez en cuando, en Radio Nacional, el llamado servicio de socorro. No había móviles y había gente a la que, generalmente por motivos luctuosos, se necesitaba encontrar. Y funcionaba.

Pues bien, hace un ratito me ha entrado la necesidad de encontrar a Luis Gil. Básicamente, porque canta muy bien y me gustaría decírselo. Mientras, lo comparto por aquí a ver si alguien me ayuda a encontrarlo. “… Volveremos a ganar la Liga en marzo…”.