11 de enero. Chet

La canción de las 11:49. Hubo un buen día, hace ya algunos añitos, que descubrí que Toni Jiménez, además de antiguo portero de fútbol y actual entrenador, era un buen cantante. Obviamente, no era la misma persona. Por aquel entonces sabía bastante más de deporte que de música. Ahora la cosa ha cambiado, y para bien. El barcelonés Jiménez lidera también una banda llamada Chet (imagino que por el panadero más famoso del jazz). Su primer largo, “Calidoscopi” se llama, es una mezcla entre catalán y castellano, metáfora perfecto de lo que ocurre por allí arriba. Elijo, como en la mesa de un restaurante, para compartir “La pareja hipster del año”. ¿Seremos ella y yo?

10 de enero. Oh! Ayatollah

La canción de las 12:51. Imagino que habrá reminiscencias de sus compatriotas Siniestro Total en los compostelanos Oh! Ayatollah. No en su estilo, “pop entusiasta con una cara cruda”, pero sí en su nombre. Sea como sea, me gusta ese tono facilón y desenfadado que se gastan. Dicen, en puro gallego de Santiago, que vuelve la canción protesta. Si es como esta, que vuelva, que vuelva.

9 de enero. Leon Coeur

La canción de las 13:14. Últimamente escucho menos música como la que hacen Leon Coeur y no puede ser. Los presento como si fuera el comienzo de un chiste de los de antes: Van dos españoles a Londres, se juntan con un neozelandés y acuerdan hacer un grupo de nombre francés. Todo eso unido da lugar a un buen grupo, corazón de león pero en irreductible galo, que hace canciones mucho más que notables. Ceniza y alquitrán, por ejemplo.

8 de enero. Los Pilotos

La canción de las 11:46. Me apasionan las palabras polisémicas. Hablar de asuntos tan diferentes usando las mismas letras. Hay pilotos que conducen, los hay que se encienden y hay otros, casi los más interesantes, que funcionan como modelo: piso piloto, episodio piloto, y así. Caí rendido, en un tren de buena mañana, a la música electrónica de los mejores pilotos posibles, los también componentes de Los Planetas, Florent y Banin. En su novísima creación ponen, por vez primera, voz a su portentosa base rítmica. Para ello cuentan con Camilo Lara, del Instituto Mexicano del Sonido. La combinación, como casi todas las buenas, triunfa.

7 de enero. Leslie & Betsie

La canción de las 20:14. Regreso del descanso portugués, como de costumbre mucho más que satisfactorio, dispuesto a tropezarme con cualquier canción. Promete una de un grupo llamado Leslie & Betsie. Son de Murcia, lo cual no es ninguna novedad teniendo en cuenta que se cuentan por más los buenos grupos musicales que las berenjenas que de allí salen. Sí es más singular la autodefinición que el dúo hace de sí mismo: “Somos una gorda y un maricón haciendo pop y mucha fantasía, pero no somos cantantes. Somos lo que comemos“. (Sic). Desconozco quién es Leslie y quién Betsie, estoy muy de acuerdo en eso de los alimentos, traigo una cara de bacalao que no puedo con ella, y no tanto en que no sepan cantar.

6 de enero. Regalo de Reyes:
Las mejores canciones sudamericanas

Hubo un tiempo en el que este blog de música e ilusiones, ahora nacionalista radical bien entendido, gustó de compartir joyas escritas y cantadas, también en fantástico idioma castellano, pero desde el otro lado del charcazo que nos separa. La mayoría de estas canciones tienen ya algunos añitos a sus espaldas, pero aguantan tan bien el paso del tiempo que me ha sido bien complejo elegir mis 20 preferidas. Enhorabuena a los premiados. Disfruten.

20. El día de la lenteja. Francisca y los Exploradores (Argentina)

19. Mujeres bellas y fuertes. Él mató a un policía motorizado (Argentina)

18. Palmar. Caloncho (México)

17. Cucaracha. Alex Krygier (Argentina)

16. Animal. Boraj (Chile)

15. Azul. Little Jesus (México)

14. Anoche soñé contigo. Kevin Johansen (Argentina)

13. El lado oscuro de tu corazón. Marineros (Chile)

12. Reina japonesa. Fernando Milagros (Chile)

11. El amor ya va a llegar. Bestia Bebé (Argentina)

10. Medusa. Beta (México)

9. Me reparto en ti. Dulce y agraz (Chile)

8. Que suba el momento. Prehistöricos (Chile)

7. Soy todo lo que recuerdo. Gabo Ferro (Argentina)


6. Nada personal. Juan Pablo Vega (Colombia)

5. Sigue sus ojos. Caravana (Chile)

4. Canción de amor. Lisandro Aristimuño (Argentina)

3. Hoy no. Entre ríos (Argentina)

2. Tú en las montañas y yo en el mar. Arranquemos del invierno (Chile)

  1. Hoy no quiero verte nunca más. Franny Glass (Uruguay)

5 de diciembre. Los Reyes Magos

La canción de las 13:45. Llevo meses reservando una canción de estos tipos, concretamente desde que les escuché al final del verano en la única radio que aún se puede oír. Llegó el día, porque aunque dicen que vienen mañana, yo ya les he visto por mi barrio. Somos pobres por aquí, y en algo se tiene que notar. Los Reyes Magos son un grupo de pop psicodélico llegado directamente desde Sevilla para alegrarnos la existencia. Y lo consiguen.

4 de diciembre. Mingote

La canción de las 10:48. Tenían gracia las viñetas de Mingote. En unas semanas habría cumplido 100 años, pero esa no es edad para los artistas. Algo más que gracia tienen las canciones del joven asturiano Germán Álvarez, que ha bautizado su proyecto personal con el humorístico nombre de Mingote. Su música suena diferente; no sé muy bien a qué, pero distinta a casi todo lo que se hace en este país. Comprobadlo escuchando este “Like a Dream”. Hacedlo aquí porque en otros lugares Mingote está solo en el apartado de humor costumbrista.

3 de enero. Dan Millson

La canción de las 10:11. Madrugo porque alguien hay por ahí que sigue diciendo que nos ayudan si lo hacemos. Y, ya sentado frente al ordenador, descubro la música de un inglés nacido en Málaga y criado en Benidorm, que actualmente reside en Madrid. Suena a folk bonito, a perfecta banda sonora para preciosas mañanas donde el fiero sol parece traer más frío aún.

2 de enero. Opatov

La canción de las 12:27. Dormí un par de noches en Cerdanyola del Vallés. Hijos cercanos de primos lejanos, al llegar al lugar pensé que nos habíamos confundido de sitio. Yo iba buscando aquella Sardañola con la que hablábamos a través del teléfono. Le mantengo el cariño. Hoy más porque de allí llegan los chicos de Opatov. Comparto en el segundo día del año este vibrante casi instrumental titulado “El Puente”. En su ficha técnica, los cinco componentes de Opatov, amén de aparatos habituales, dicen que dominan el jaleo. Y vaya si lo hacen. Y, además, del bueno.