La canción de las 13:24. Como bien podréis imaginar, ya sólo la lectura reposada del subtítulo, sólo ese polinomio mágico que bautiza a los tipos que acompañan al valenciano-murciano Ángel Calvo, valdría para conquistarme. Llamarse Los trenes de larga distancia es un must, que dicen los modernos tontos del bote de ahora. Me llegan, ya digo, por el nombre y al pinchar en el bendito play escucho música imperfecta. Y recuerdo aquello de lo bonito que es lo imperfecto y acabo por olvidarme de los trenes y decido escribir para agradecerle a Calvo que cante como cante.

En Spotify: https://open.spotify.com/embed/track/5OgI29rkBbbPKegthUDLOI

Anuncios