La canción de las 18:43. Desde pequeño me encantan los nombres biensonantes de algunos pueblos. Por eso, me lo pasé tan bien hace años en Gales leyendo larguísimas denominaciones que no cabían en inmensos carteles. En muchas partes de Galicia son más cortos, pero igual de bonitos. Dodro, uno de ellos, siempre me gustó. Para colmo de bienes está situado en la entrada al paraíso terrenal; justo ahí donde los vikingos regresan para desembarcar cada verano. Allí nació Lois Brea, otro de esos gallegos que ponen su tierra en el mapa de la más innovadora y fantástica música nacional. Su grupo es Trajano! (así, con admiración final incluida), pero este viernes cuasi otoñal de calor plenamente estival le prefiero en solitario, incluso sin apellido. “Rouge” suena a jazz y a riesgo. Y no sé por cuál de las dos cosas me gusta más.

Anuncios