La canción de las 16:02. No busqué a propósito esta hora exacta para hacerlo, pero rápidamente comprendí que, sin duda, era la mejor para escuchar la esplendente música que Xisco Rojo saca de su guitarra. Y hacerlo y pensar en aquel imperial Ry Cooder de Paris, Texas es todo uno. ¡Qué sonido! Brutal. Imposible más con seis cuerdas y diez dedos.

Anuncios