La canción de las 11:44. Me acaban de llamar vividor. Creo que por primera vez en mi existencia. No ha sido a viva voz porque ahora casi todo te lo dicen por escrito a través de la pantalla del móvil. Y ningún resquemor he sentido; pelín de orgullo al contrario. Me lo han llamado, imagino, porque en un rato vuelvo a viajar para escuchar música. Alguna tristemente ya conocida, pero muchísima por descubrir. Entre esta última, la de los canarios Texxcoco. “Lucifernando” han llamado a este bombazo. Creo que también me la dedican a mí.

Anuncios