La canción de las 14:18. Como aprendiz de cartógrafo que siempre fui, supe que Ljubliana era la ciudad más importante de Eslovenia mucho antes de que falleciera el plenipotenciario mariscal Tito. Para mucho, cierto, no sirve, pero tampoco ocupa demasiado. Si juntamos ese tan biensonante lugar con un lobo de mar llegamos a un grupo barcelonés que, al menos esta mañana, me tiene realmente encantado. Hacen, dicen, música experimental. El adjetivo, casi como cualquier otro, me vale.

Anuncios