La canción de las 17:54. Las nubes no dejan lucir el azul del cielo en mi ciudad. A ratos, la habitación desde la que habitualmente escribo se oscurece casi por completo. Es en uno de esos momentos de claridad abortada cuando suena la inclasificable voz de Andrea P. Latorre (no sé qué se esconderá detrás de esa P y ese punto, pero mucho mejor así que poner, por ejemplo, un vulgar Pérez). Es la cantante de un extraño y curioso grupo barcelonés llamado Wind Atlas. Escuchando este “Desertor” algo me lleva a Lisa Gerrard y sus también arrebatadoramente raros Dead Can Dance.

Anuncios