La canción de las 10:27. Alguien dijo aquello de que aquí nunca pasaba nada. Y murió del susto al ver cómo todo se daba la vuelta. Cerraría el círculo de la absoluta perfección, del febril movimiento, que Manuel Piñón y Pablo Pérez recogieran las merecidas recompensas por el discazo que publicaron hace sólo un par de meses. Al primero, cantante, no le conocía hasta ahora, mas sí al compulsivo guitarrista, antes estudiante en mi ciudad y ahora obligatorio y brillante acompañante de los mejores grupos del país. Ambos forman Laredo, geográfica denominación que un día sirve para recordar a Cantabria y al siguiente al desierto tejano. Sea como fuere, grupazo y musicón.

https://bienvenidosalaredo.bandcamp.com/track/solo

Anuncios