La canción de las 12:52. Decimos los del Atleti que, en el fondo, todo el mundo es de nuestro equipo, pero muy pocos lo sabemos. Algo así me debe pasar a mí con los sintetizadores, porque, pese a mi inicial y centenaria resistencia, cada vez me gustan más. Los componentes de EdredoN (así, sin tilde y con imperial N final) nunca tuvieron dudas sobre el poderío de las teclas eléctricas. No conozco la noche belga como ellos, pero promete.

Anuncios