La canción de las 14:35. Entre las palabras utilizadas de manera más ridícula en estas últimas horas me quedó con catástrofe. Siempre me encantó porque su sola pronunciación explica lo que se quiere definir. Los catalanes Josep María Herrera y David Molina son los socios fundadores del club de la catástrofe, aunque ellos, por mor de la brillantez artística, le dieron la vuelta a los sumandos para bautizarse sin biblia ni crucifijo. “No te estás enterando de nada” repiten hasta la saciedad en este vibrante “Rusos”. Y tienen razón.

Anuncios