La canción de las 13:02. Sí y sí, amigos. Es justo lo que pensáis. Mis ansias futboleras y particularmente niñeras y mi sentido homenaje hacia el sentimiento hecho balón, me llevaron hasta la, por otro lado, fantástica voz de la yanqui McKenzie Scott. Su nombre artístico, así en mayúsculas y todo, proviene del apellido de uno de sus abuelos. A la pregunta de si aquel hombre sería del Atleti conviene sólo responder aquello de lo que suele ofender la duda.

Anuncios