La canción de las 12:55. Leí hace sólo semanas que Danone estaba en quiebra. Al momento supe por qué: llevo más de un año sin consumir compulsivamente yogures. Bueno, ni compulsivamente ni de otra manera. Del infinito al cero. Así dejo yo las cosas que dejo. Con la música, ya veis, no puedo. Un grupo que se llama Yogures de coco ya de por sí me atrae, y eso que el coco no está entre ninguna de mis predilecciones alimenticias. Hacen pop fresco. Nada caducado.

 

Anuncios