15 de abril. Ivan Campo

La canción de las 14:09. Dos aclaraciones previas: Mentiría si dijera que llegué a este grupo por su valía musical y no por su surrealista denominación. Segunda: No acentúo Iván porque los músicos en cuestión que así dicen llamarse son de Manchester y ellos no lo hacen. Para los no iniciados, Iván Campo fue un futbolista vasco, expeditivo central en la mayoría de las ocasiones, que ganó, como poco, dos Copas de Europa con ese equipo al que le pitan todos los penaltis, incluidos los que son. Campo militó durante algunas temporadas en el Bolton inglés e imagino que de aquellos futboleros polvos llegaron los consecuentes lodos musicales. Es de hace algunos añitos, pero este “Dice Man”  mola.

14 de abril. Los Hermanos Cubero

La canción de las 11:53. En día de republicano recuerdo, celebro tan histórica efeméride con la última cancionaca con la que me he tropezado. Quique y Roberto comparten apellido, Cubero, por el relativamente fantástico hecho de ser hermanos. Son de Guadalajara y hace unos años decidieron mezclar las jotas con el bluegrass yanqui. Muy republicano todo. Su producción más reciente aún no ha visto la luz, pero que este bellísimo “Tenerte a mi lado” es el mejor adelanto posible, no hay quien lo pueda dudar.

13 de abril. Karen Koltrane

La canción de las 13:33. Lo que lleva a un tipo de Cuenca llamado Ángel y apellidado Valiente a vivir en Oslo o en Berlín y, sobre todo, a hacer música bajo la femenina denominación de Karen Koltrane, debe de tener que ver con su apellido original. Confieso que me pierden esas canciones con base electrónica que no dejan de crecer. Hace tiempo no lo sabía, pero como desconocía tantas otras cosas que me hacían mucho peor. Ahora, comienzo a escuchar estas “Ondas gravitacionales” y en el segundo décimo segundo ya sé que me va a gustar. Y mucho.

12 de abril. Ravages

La canción de las 11:32. No es muy pródigo este modesto blog de música e ilusiones a la hora de compartir música francesa. No me llamó quien me tuviera que llamar por el camino de los irreductibles galos. Uno de los pocos grupos de allí que por aquí pasaron fueron los chicos de Exsonvaldes, cuyo directo tuve ocasión de disfrutar cual cerdo en charca cuando todos éramos un poquito más jóvenes. Dos de sus componentes, Simon Beaudoux y Martin Chourrout, han dado por concluida aquella aventura y han decidido formar Ravages; Estragos, o algo así, en román paladino. Y, como la mona y la seda, siguen sonando igual de elegantes. Incluso más.

11 de abril. Puzzles y dragones

La canción de las 12:11. Llevo toda la mañana jugando. Entre puzzles y dragones, concretamente. Si la música que hacen Daniel de la Mancha y sus compañeros fuera fácil, como así parece a simple vista, la haría yo también. Y mira, no. No me sale. Y lo que es mejor, talento aparte, es que me deja una sonrisa eterna en la cara que no se me quita. Ni falta que hace.

10 de abril. The Magic Mor

La canción de las 19:09. Desconozco por completo quién o qué es Mor y qué de mágico tenía, o tiene. No sé, tampoco, si el nombre de este grupo andaluz tiene algo de homenaje al desaparecido Chiquito, pero a algo así suena. El caso, lo que les trae por aquí, es que hacen música excelente. Acaban de sacar al mercado este “Move the lines”, que suena la mar de bien.

9 de abril. Sons of Aguirre

La canción de las 10:53. De siempre, por insano que fuera, me gustó mezclar. Ahora, casi más que nunca. El rap me gusta sólo un rato. El metal, ni eso. Pero ambos juntos, mucho más que por separado. El dúo Sons of Aguirre, llamados así por la popular Esperanza, se ha unido con una banda llamada Scila, para perpetrar cinco minutos de munición no apta para oídos castos y necesaria para los impíos. La voz del gran Javier Bardem, en aquella memorable composición que realizaba para “Los lunes al sol”, hoy es lunes pero hay nubes, comienza y concluye el descubrimiento.

6 de abril. Bearoid

La canción de las 12:21. Comienzo a escribir estas prescindibles líneas con dudas. Desconfío profundamente de aquel que todo lo tiene claro. No sé qué es lo que me gusta exactamente de este particular “Drogas”. Lo canta, con plenitud de swing, un valenciano llamado Dani Belenguer, conocido en el mundo de la música como Bearoid. Tres minutos después, se me quitan todas las dudas. Me gusta todo. “Robas / sales y te drogas / sigues esas modas / para no sentir que sobras”. Será complicado quitarte el ritmito de tu cabeza.