La canción de las 13:33. Lo que lleva a un tipo de Cuenca llamado Ángel y apellidado Valiente a vivir en Oslo o en Berlín y, sobre todo, a hacer música bajo la femenina denominación de Karen Koltrane, debe de tener que ver con su apellido original. Confieso que me pierden esas canciones con base electrónica que no dejan de crecer. Hace tiempo no lo sabía, pero como desconocía tantas otras cosas que me hacían mucho peor. Ahora, comienzo a escuchar estas “Ondas gravitacionales” y en el segundo décimo segundo ya sé que me va a gustar. Y mucho.

Anuncios