La canción de las 11:07. Como aquella televisiva cerveza, éste sea probablemente el mejor grupo español del momento. Pero aquello era mentira cruel y esto es verdad verdadera. Llevo días escuchando “El rojo y el negro”, el último y fantástico disco de Egon Soda, y semanas esperando que hubiera soporte videográfico de esta canción. Por fin llegó. Se llama “El corazón de un mundo sin corazón” y así, de repente, me suena a las mejores piezas de Van Morrison. Cuando unos músicos están en estado de gloria y Ricky Falkner canta de maravilla, se dice y punto.

 

 

Anuncios