La canción de las 10:33. En realidad, sí que canta alguien. Y no lo hace mal, por más que esto que suena no pase la criba del horario infantil. Sobre un hipnótico ritmo que recuerda en cierto modo a los entrañables órganos Casio de nuestra juventud, dice que quiere ser bisexual. Es una opción.

Anuncios