La canción de las 14:52. Hay que hacer música bellísima para repetir en este sitio. Hace menos de un año pasaban por aquí Maria Arnal, así sin tilde ni nada, y Marcel Bagés, así con tilde y todo. Lo hacían con esa maravillosa pieza ya de culto llamada “Tú que vienes a rondarme”. Ayer me vinieron a ver a casa y me gustaron un rato largo. Especialmente este fantástico y emocionante “Ball del vetlatori”. Efectivamente, la adorable Maria explicó que era un baile tradicional con el que se despide a esas personitas que nos dejan muchísimo antes de tiempo. Como si supiera exactamente a quienes va dedicado, hoy y siempre, este modesto blog de música e ilusiones.

Anuncios