La canción de las 13:29. Aún despendolado por el inmenso disfrute de ver anoche a los fabulosos Club Del Río en la envidiable Zamora, despierto sonrientemente triste recordando al imperial Chiquito. Desde hoy seremos mucho más tristes. Queda, en todo caso, la música. Nunca olvidaré el primer día, hace ya, que escuché a Vetusta Morla. Ya sabéis: para mí sus discos son gloriosos, pero en directo aún nunca conecte con ellos como creo merecerme. Ayer, mientras todo lo anterior pasaba, sacaban su cuarto disco. Escuchado y ya reescuchado, encuentro canciones que me gustan y mucho. Dudaba si compartir por aquí una cosa muy preciosa titulada “Punto sin retorno” (“Seguiremos el sedal / sin fuel para regresar”), pero opto por la cañerísima “Palmeras en La Mancha”. Así me siento. 

Anuncios