La canción de las 12:45. Qué mejor mes que septiembre, ya en sus estertores, para compartir una canción de un grupo llamado Julio y agosto. Podrían haberlo llamado Verano por aquello de simplificar, pero los argentinos imaginativos son los más imaginativos del planeta. Como me entusiasman las canciones que crecen, caí rendido a este “Amigo”, que no para de ascender hasta llegar a la cumbre para regresar después a la misma casa de la que salió. A ver si a vosotros os pasa lo mismo. 

Anuncios