La canción de las 12:26. No sé quién sería Erikah ni si era tan estúpida como aquí cuentan. Lo que sí sé es que no solo yo regalo canciones, mas también lo hace mi hermano el pequeño. De las últimas que ha entregado me quedo con este vibrante “Els Angels ploren així”, cuyo título por fin puedo escribir en su original catalán después de que mi castellano corrector se empeñara en poner lo que yo no quería. Mi hermano el pequeño sólo comparte canciones que levanten el ánimo. Hace bien. Estudiaré seriamente la posibilidad de imitarle… también en esto. 

Anuncios