La canción de las 14:33. Aviso para navegantes de secano: la canción que sigue es muy triste. El horno está para bollos, pero no se me da muy bien cocinar. Siempre me llamaron la atención las voces complicadas. La de Abel Hernández es una de las más atrayentes de las que conozco. Antiguo líder de los imprescindiblemente rarunos Migala, su proyecto actual se llama El Hijo. Este “Quebradizo y transparente” tiene ya unos añitos. Lo he escuchado muchas veces y cada vez me gusta más. Atrapado por la imbécil autocensura del qué dirá quién me lea, no me atrevía a compartirla. Hoy soy más justo. 

Anuncios