La canción de las 14:11. Un inesperado amigo de ultimísima generación me acaba de descubrir a Juancho Marqués. Llego tarde, pero llego, que siempre dicen que es lo importante. Así lo creo. Juancho rapea por encima de una mágica base electrónica. Me gusta, ¿cómo no cantando lindezas como “… He vuelto a cambiar por estar donde quiero estar…”? Nos vamos a comer el mundo, dice. ¿Dónde venden la cuchara para hacerlo? pregunto. 

Anuncios