La canción de las 13:28. Mis paisanas han tenido una idea gloriosa, bueno mejor dos. La primera, cantar a Nietzche y quedarse tan a gusto. La segunda, hacerlo en ese templo de la cultura llamado Letras Corsarias. La combinación, obvio, arrebata. Que tiemblen las Hinds. 

Anuncios