La canción de las 13:03. Descubro esperanzado que la psicodelia continúa existiendo. Y muy cerquita de aquí. Lo buenísimo de la música, lo mejor del mundo, es que no posee fronteras ni límites. Uno hace lo que quiere e intenta que le guste a algún congénere. Eso, justo eso, es lo que hacen Melange, el último descubrimiento de este modestísimo blog de música e ilusiones. Por cierto, que tengáis una fantástica Nochebuena con algunos de los que más os quieren.

Anuncios