La canción de las 13:13. Hace algo más de año y medio me encontré con Enric Montefusco en una de las calles más populosas de Hospitalet. Lo que hacía yo allí ya lo conté aquí en su día. El caso es que me preguntó por un cajero de La Caixa y yo, guía frustrado, le intenté sin demasiado éxito encaminar a su destino. Aquella noche se celebraba uno de los últimos conciertos de la carrera de Standstill, grupo sideral liderado por aquel hombre en busca de dinero rápido que, pese a desaparecer, nunca podrá pasar a mejor vida. Ahora, Montefusco ha vuelto. Estoy aún en la escucha completa de su nuevo trabajo, pero este cachondísimo “Flauta man” ya me ha conquistado.

Anuncios