La canción de las 12:44. Como algún que otro 11 de septiembre, hoy toca música en catalán. Lejísimos de paletismos provincianos y muy cerca del disfrute de lo ajenamente propio, rescato algunas de las últimas melodías de Marc Parrot. Los de mi quinta recordarán a aquel Chaval de la Peca que acabó con el molde readaptando clasicazos como el “Libre” de Nino Bravo utilizando, eso sí, la misma línea de bajos del imperial “Cannonball” de The Breeders.  Allí, pese a la inicial apariencia, había talento puro. Mucho. Años después, extirpada la peca, queda la sensibilidad para hacer música. Aquí aparece acompañado por la coral In Crescendo y da gusto.

Anuncios