La canción de las 19:44. Lo que cumplo, después, lo digo, antes. Auguraba discontinuidad. Y solo tenéis que no verlo para comprobarlo. No me da tiempo si quiera a poner la lavadora. En todo caso, tampoco tendría sitio. Ya estoy yo dentro. Encuentro minutos de asueto para volver a mi pasión musical. Y en ellos, entre el tercero y el cuarto concretamente, encuentro a estos chicos asturianos llamados La Bande. “Si volvieran los dragones”, cantan. Ay, si volvieran. Yo lo prometo. No sé cuándo, pero lo prometo. El volver, digo.

Anuncios