La canción de las 16:33. Auguro discontinuidad. Busqué un bonito binomio palabrero para, en realidad, contar que estoy fallando más de lo normal en esto de los “diarios” regalos musicales, y que se viene peor. Todo, que conste, por motivos felices, unos; felicísimos, los otros. No, no voy a ser abuelo que, para padre, hasta el arroz bomba se me ha pasado. Auguro discontinuidad, entonces. Para celebrarlo, porque no tengo nada más claro que todo hay que celebrarlo, os dejo por aquí lo último y luminoso del catalán Rosendo Hernández. Su nuevo proyecto se llama, bonito es, “Guardafuegos”. Su estreno es “Cansado”, pero chulo. Prometo volver.

Anuncios