La canción de las 11:01. Es época de vorágine. Bondadosa, pero vorágine al cabo y al fin. Espero que la ola no me lleve y que con ella se vaya mi música. Si veis que me pierdo demasiado, decidme cosas, que pocas como ésta de regalar canciones me gustan más. La de esta mañana va dedicada a mi hermano el pequeño que, posiblemente, ni siquiera lea estas líneas o al que ni siquiera le guste demasiado este imperial “Daylight, Sunset” de la banda White Bats. Da lo mismo, pero él está ahora en el centro de mis pensamientos. Gustos aparte, la voz de Jaime Barcaiztegui abruma. El resto, también.

Anuncios