La canción de las 12:53. Debo de ser ya importante. Empiezo a tener detractores. Muy amables ellos, me dicen que me emociono demasiado fácilmente con mis descubrimientos. Con semejantes defectos, para qué quiero virtudes. Me ha vuelto a pasar hace solo un ratín. Y que me siga pasando siempre. Guillermo Ayora ha sacado hoy mismo un señor disco titulado “Hay más luz”. En tres palabras y para dar la razón a mis amigos de antes: Me / en  / canta. Podría regalar, con pleno gusto, casi todas las canciones de su obra inaugural, pero hay poco soporte videográfico aún. Sin embargo, lo hay de la magnífica “Mi fin”. Que sea solo el principio.

Anuncios