La canción de las 14:01. Suena, con solo nombrarlo, este día a rebelión. También a fusilamientos pero opto, al menos hoy, por ahorrarme la sangre. Me rebelo, musicalmente hablando, y busco la canción que hoy necesito pelín lejos. Bien pensado, tampoco mucho, la verdad. Allí, en Londres, hacen música cuatro tipos comandados por el multiinstrumentista danés Soren Bonke. Yo tampoco los conocía hasta hace nada, pero qué más da cuando me dan un buen rato, algo más de tres minutos y medio, sin pedir nada a cambio.

The 14:01 song. This day sounds, just name it, like rebellion. Like execution also but I choose, at least today, for saving blood. I rebel, musically speaking, and look for the song I need today a tad far. Thought out, not much, really. There, in London, four chaps make music commanded by the Danish multi-instrumentalist Soren Bonke. I neither knew them until recently, but who cares when they give me a good time, just over three and a half minutes, without asking anything in return.

Anuncios