La canción de las 14:56. Regreso del paraíso, y no al infierno exactamente, que ese aún afortunadamente no lo conocemos. Con tantos vaivenes me cuesta recordar, ya veréis que bobada, la fecha actual de jubilación prevista por la ley. No sé si seguirán siendo los míticos 65, aunque de todas formas y llegados a ellos, habrá años pero no dinero. El caso es que este Alejandro Escovedo, tejano de padres mexicanos, debería jubilarse este mismo año. Que no lo haga, por su padre, que yo quiero seguir disfrutando de su rock clásico hasta que, al menos, yo me jubile.

Anuncios