La canción de las 11:04. Permitidme, como hacéis de vez en cuando, que hoy vuelva a hablar de mi libro. Esta vez de uno un poco distinto. Me llena de satisfacción y el orgullo se me sale, por poder pasar un rato esta noche con los animales de Anaut. Alberto, los dos Javieres y el gran Gabri Casanova a los teclados, me vienen a ver a casa. Les recibiré como es debido. Pocos, casi nadie, hacen en España música americana tan bien como ellos. Si te apetece, ya sabes lo que tienes que hacer. Luego no digas que no te avisé.

CArtel en baja

Anuncios