La canción de las 17:41. Como buen relativista moral que me considero, aún quedan cosas que no sé si me gustan o no. El boxeo, por ejemplo, es una de ellas. Sí tengo claro que uno de los detalles por los que me gusta es porque posee una categoría llamada supermosca. En ello pensé la primera vez, esta mañana para ser exactos, que escuché a este grupo valenciano de ese mismo nombre. De su producción extraigo, contento cual lombriz, una buenísima pieza instrumental titulada “Wilson”, por Brian, el de los Beach Boys. Aquí, ya veis, soy menos relativista. Me gusta.

Anuncios