La canción de las 14:11. Como ellos, yo también acostumbraba a rezar. No recuerdo la última vez que lo hice, pero seguro que la hubo. Momentos malos para ello siempre hay. Básicamente cuando aprietan, pero se les ha olvidado la soga para ahogar. No sé si rezan habitualmente los componentes de este grupazo multinacional que trabaja desde Valencia. Decir algo, piden en la canción con la que felizmente me he encontrado esta mañana. Pues, venga va, lo digo: Me gusta. Y mucho.

Anuncios