La canción de las 13:25. No tenía, confieso que había escrito no tengo pero lo acabo de descubrir mientras escribía, ni idea de por qué estos chavales de Fuengirola se hacen llamar Losa Fímerod. Llamadme lento, pero interrogaciones aparte y comprobaciones al margen, compruebo ahora mismito que leído al revés, esos dos palabros forman las cinco primeras notas de la escala musical. Pero confieso que hace un ratito me llamaron más la atención por este “Mi novia cadáver” que por su llamativa denominación. Por A o por B, aquí está el regalo de hoy.

Anuncios